Nec Otium

Inclusión femenina

Andalucía sube su apuesta: 8.800 euros por contratar a una mujer en teletrabajo

La Junta, que desde el pasado julio ofrecía 6.600 euros a las empresas, aprueba la medida semanas después de la publicación de la nueva ley estatal.

El pasado mes de julio, la Junta de Andalucía aprobaba un incentivo pionero en España: hasta 6.600 euros para las empresas que contratasen a mujeres en situación de desempleo -6.000 euros, en el caso de hombres en paro- para puestos que se pudieran desarrollar con teletrabajo. Se trató de una medida destinada a evitar "la destrucción masiva de empleo" como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus. Ahora, el gobierno regional ha subido su apuesta por la inclusión laboral de la mujer hasta los 8.800 euros.

En concreto, la ayuda está condicionada a la contratación indefinida de mujeres que realicen parte de su jornada en la modalidad de teletrabajo, con el objetivo de facilitar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, uno de los aspectos en los que la mujer se ha visto más perjudicada por la carga de trabajo extra que supone, tal y como apunta 'ABC de Sevilla', que señala que la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo dará un incentivo de 8.800 euros -8.000 euros, en el caso de hombres- a las empresas que contraten indefinidamente a mujeres para que desarrollen parte de su jornada de forma no presencial. La medida, que no discrimina a autónomos o entidades sin ánimo de lucro privadas como parte contratante, exige, eso sí, que sea una contratación a tiempo completo.

El desempleo en Andalucía ha sido una de las grandes preocupaciones de la Junta en los últimos meses, especialmente por la caída del turismo y el drama del campo. En este sentido, el gobierno regional ha decidido ampliar los aproximadamente tres millones de euros que tenía previsto a principios de año invertir en inclusión laboral para reactivar y digitalizar progresivamente su actividad económica. En el caso de la mujer, en la región la tasa de desempleo en el segundo trimestre de 2020 es del 25%, por un 18% entre los hombres, según la última Encuesta de Población Activa de Andalucía. Sin embargo, no se trata de un problema exclusivo del sur de España.

A pesar de los esfuerzos sociales y políticos por acortar la desigualdad laboral entre hombres y mujeres, el impacto económico de la brecha de género en el empleo sigue siendo enorme: supera los 201.913 millones de euros, equivalentes al 16,8% del PIB español de 2018. De hecho, si la tasa de empleo de la mujer se igualase a la del hombre, aumentaría la producción y supondría la creación de 2,3 millones de puestos, tal y como señalaba el último informe de ClosinGap sobre el 'Coste de oportunidad de la brecha de género en el empleo'. El estudio evidencia las barreras a las que la mujer española se enfrenta y que lastran su trayectoria profesional, algo que se ha acentuado con la crisis del coronavirus.

Este profundo impacto en la economía es resultado de la infrarrepresentación que sufre la mujer en el mercado laboral, a pesar de que hay un 5,4% más de mujeres que hombres en edad de trabajar. En términos de empleabilidad, la brecha de ocupación alcanzó los 12 puntos en 2018 con una relación de 10 mujeres ocupadas por cada 12 hombres. Y a nivel de desempleo, la diferencia se situó en 3,3 puntos porcentuales. En términos de brecha salarial, las mujeres cobran 5.784 euros al año menos que los hombres. Esta diferencia tiene un coste de oportunidad de 49.502 millones de euros, equivalentes al 4,2% del PIB español de 2017.