España

Además de subir el IRPF a las rentas altas

El Gobierno ultima medidas contra sicavs y socimis en una ofensiva contra los ricos

Los Presupuestos Generales de 2020 van a contener una batería de medidas fiscales que ya han sido pactadas por PSOE y Unidas Podemos y que van dirigidas a los más ricos. En concreto, se va a revisar el tratamiento de las grandes fortunas con el objetivo de que los que más tienen aporten más. El plan, según informan fuentes de Hacienda, pasa por poner coto a dos de los vehículos inversores que utilizan los principales patrimonios: las sicavs y las socimis. El plan se encuentra ya hablado con los socios que necesita el Ejecutivo para sacar adelante las cuentas públicas.

Los españoles que más ganan o patrimonio acumulan tendrán que pagar más impuestos. Con esa idea central se están configurando los Presupuestos de 2020 que, en su parte central, serán muy similares a los de 2019 que naufragaron en el Congreso por culpa del no de ERC. Ahora, con el visto bueno a la senda de estabilidad para este año y el que viene, el Gobierno de coalición tiene un poco más cerca ese sí a las cuentas públicas de la mayoría de la cámara. 

Respecto a las sicavs, el proyecto presupuestario contempla un refuerzo del control de estas sociedades. Será el Ministerio de Hacienda quien se encargue de su supervisión y no la CNMV, el organismo que las supervisa en este momento. Esta medida entrará en vigor en el momento en que las cuentas públicas superen el trámite parlamentario y supondrá, en realidad, una recuperación. Y es que Hacienda ya tuvo hace más de una década el poder fiscalizador sobre estas sociedades, pero el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió entregárselo al organismo regulador (Ley 23/2005).

¿Qué supondrá que esta competencia retorne al Ministerio de Hacienda? Que el departamento que dirige María Jesús Montero pueda ejercer una mayor fiscalización sobre quién está realmente detrás de este vehículo de inversión colectiva. En el artículo 9.4 de esta ley de reformas en materia tributaria para el impulso a la productividad se contempla que las sicavs deben contar con al menos 100 accionistas. Sin embargo, en realidad, algunas grandes fortunas copan la amplia mayoría del accionariado de las mismas y suman al accionariado a pequeños inversores conocidos comúnmente como "mariachis". Es el caso, por ejemplo, de Morinvest, que tiene 111 inversores y en la que la empresaria Alicia Koplowitz acumula el 99,8% de las acciones, según datos de la CNMV. 

En el pacto de Gobierno firmado el pasado mes de diciembre se contemplaba la siguiente medida: "Se establecerán requisitos adicionales para la aplicación por las Sicav del tipo impositivo reducido tendentes a asegurar su carácter de instrumento de inversión colectiva, por ejemplo, estableciendo un tope de concentración de capital en manos de un mismo inversor (incluyendo la participación de personas físicas o jurídicas vinculadas)". Es decir, el Ejecutivo pretende poner fin a esos 'mariachis' de forma inminente.

En cuanto a los cambios fiscales que sufrirán las socimis, las fuentes consultadas hablan de novedades en el tratamiento fiscal de estas sociedades inmobiliarias que utilizan algunas grandes fortunas para canalizar sus inversiones. Así, en la futura Ley de Presupuestos se elevará el impuesto a los beneficios no distribuidos de las socimis y se les aplicará un gravamen del 15%. El Gobierno admite que se trata de una medida impuesta por Unidas Podemos que intentará reducir la llamada "burbuja del alquiler".

Otros impuestos que irán en Presupuestos

Otra de las medidas fiscales que irá incluida en los Presupuestos será la reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Así, en el proyecto de ley se incrementan dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. Asimismo, el tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementará en 4 puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros.

Para las grandes empresas se presentará una reforma del Impuesto de Sociedades para garantizar una tributación mínima del 15% y que tendrá un recargo para entidades financieras y empresas de hidrocarburos hasta alcanzar el 18%.

Respecto a los impuestos que no irán incluidos en Presupuestos habrá cuatro nuevas figuras fiscales. Las ya aprobadas en consejo de ministros sobre la tasa Google y Tobin y dos más de naturaleza verde y que afectarán a la compra de billetes de avión y al uso de plásticos.

loading...