Empresas

La última gran asignatura pendiente

Pallete relanza las ventas en Latam en Telefónica con Liberty como favorito

La operadora avanza en la salida de algunos de los mercados, como Colombia, Perú o Chile, después de encarrilar la venta de las torres. La estrategia de la 'colocación' por partes gana terreno.

Las próximas semanas serán claves para la 'operación salida' de Latinoamérica en Telefónica. La operadora presidida por José María Álvarez-Pallete trabaja en la venta de varios de los activos de la región. Y lo hace en varios frentes, pero con el gigante Liberty como uno de los claros favoritos para sacar la chequera y alcanzar un acuerdo de compra. La 'colocación' por mercados y no como un holding en bloque ha ganado enteros en el seno de la compañía, debido a que no todos los potenciales compradores están interesados en plazas con menos peso. Las negociaciones se circunscriben a los negocios de Chile, Colombia o Perú.

Fue en noviembre de 2019 cuando Álvarez-Pallete presentó el plan estratégico con el que pedía tres años para aquilatar su proyecto. Entre las medidas se encontraba una clara: había que establecer un camino de salida progresiva de Latinoamérica. Lo hacía después de vender los activos de Centroamérica y de fracasar en el intento de sacar a bolsa parte de las acciones de Argentina. Su objetivo era reunificar las dos división de norte y sur de Hispam y hacer una separación formal y operativa con la que facilitar una posible venta. Desde esa fecha sólo se ha llegado a un acuerdo para vender Costa Rica a Liberty Latin America, después de que Millicom diera el portazo y rompiera el acuerdo.

Esa es la piedra en el zapato para la compañía. Y después de haber cerrado la venta de las torres de Telxius por 7.700 millones de euros y haber encauzado la fusión en Reino Unido con Virgin y la subasta de los activos móviles de la brasileña Oi, necesita cerrar definitivamente el capítulo de Latinoamérica. En las últimas semanas se han mantenido múltiples conversaciones con potenciales compradores de las filiales de Colombia, Ecuador o Chile. Y en todas hay un nombre común: Liberty Latin America. Es la antigua división en la región del gigante estadounidense, dueño también de Virgin Media en el mercado británico. Ahora, se trata de una empresa cotizada en bolsa, después de que se produjera una separación formal hace casi tres años.

Liberty Latin America ha estado especialmente activo en los últimos años para ganar terreno en la región. No sólo se ha hecho con los activos de Telefónica en Costa Rica, por los que pagará 425 millones después de que el regulador de la competencia dé luz verde. También se ha hecho con las operaciones en Puerto Rico y las Islas Vírgenes del antiguo monopolio estadounidense AT&T, por un valor de 2.000 millones de dólares. Después de todo este esfuerzo, la compañía hoy cuenta con una deuda neta de 4 veces Ebitda (relativamente elevada) pero también con 3.000 millones de dólares en caja. "Hay muchas oportunidades y nuestra cartera está bastante activa, pero seremos muy disciplinados", advirtió el pasado verano el presidente ejecutivo, Balan Nair.

En el caso de Chile, Telefónica es el incumbente, con mayor cuota de mercado. El valor neto que otorgaba la operadora española a este activo era de 473 millones de euros a cierre de 2019 -aún no hay memoria anual cerrada en 2020-. Respecto a Colombia, se trata de un país en el que está presente de la mano del Estado, que sigue controlando un 32,5%. El Gobierno del país intentó vender su participación pero no lo logró debido a la dificultad para encontrar socio. En aquel 2018, valoró toda la empresa en algo más de 2.130 millones de euros, después de contratar a un consorcio de bancos de inversión integrado por BNP Paribas, Bank of America y Bancolombia. El pasado verano relanzó la operación, tal y como avanzó La Información

Junto con Liberty también hay algún pretendiente más. Y, como suele suceder en las transacciones en esta región, sobrevuela el empresario mexicano Carlos Slim y su grupo América Móvil (Claro), rival de la española en la mayoría de los mercados. El consejero delegado del holding, Daniel Hajj, quiso deja claro a mediados del año pasado que no estaban dispuestos a pagar por todos los activos de la región: "Estamos abiertos a ver el resto de activos de América Latina pero como siempre queremos verlo dependiendo del país; dependiendo del rendimiento que tengamos y las sinergias".

'Operación Salida'

Hoy Telefónica tiene presencia en nueve países en la región. Y las dificultades de estas operaciones se han intensificado, principalmente por la volatilidad de las divisas y el impacto claro en el negocio. El último ejemplo es el de Argentina, en cuya filial tuvo que apuntar un deterioro de 785 millones de euros en el tercer trimestre del año 2020 debido a la calificación como economía hiperinflacionaria y los crecientes problemas financieros. Esa depreciación de las monedas en territorio latinoamericano, supuso un impacto de más de 350 millones de euros en ese periodo. En los nueve primeros meses, los ingresos en todos estos mercados cayeron un 17% y el Ebitda (resultado bruto) se desplomó un 72%.

El objetivo de Álvarez-Pallete es lograr el mejor precio posible por estos activos y no acabar malvendiéndolos. Se juega una de las cartas que todavía le quedan para tratar de ganar el beneplácito de los inversores. Unos inversores que vivieron con un entusiasmo enorme la venta de las torres de Telxius. Eso sí, ha sido algo efímero, pues la cotización ha vuelto casi al nivel anterior a la fuerte subida de aquel 13 de enero. Ahora, con las operaciones de O2 en Reino Unido y Oi en Brasil a la espera de los reguladores, busca otro golpe de efecto. Y Liberty Latin America es uno de los grandes favoritos.

loading...