Empresas

Ingresado desde el 1 de marzo

Telefónica confirma el primer caso de coronavirus entre su plantilla de Aravaca

  • Este empleado se encuentra hospitalizado y está estable. Su último día en la oficina fue el 25 de febrero.

Telefónica confirmó este miércoles el primer caso de coronavirus en un empleado de su planta en Aravaca (Madrid). El trabajador, que estuvo en la oficina por última vez el 25 de febrero, se encuentra hospitalizado en un centro madrileño desde el 1 de marzo y está estable. Las autoridades sanitarias indicaron este miércoles que se trata de un caso de Covid-19.

En aplicación del protocolo de actuación de la compañía y siguiendo las recomendaciones de las autoridades, la empresa ha decidido que los empleados que mantuvieron un contacto estrecho con este trabajador teletrabajen desde sus domicilios e informen de cualquier evolución de síntomas asociados al coronavirus. Este miércoles, nueve días después del último contacto con su compañero, todos ellos continúan estando asintomáticos.

Asimismo, y en base a la guía emitida por el Ministerio de Trabajo, Telefónica recomienda encarecidamente a los empleados de Aravaca que 'pertenecen' a colectivos considerados de riesgo (embarazadas, personas inmunodeprimidas y con problemas respiratorios crónicos) que teletrabajen.

Adicionalmente, la compañía adoptará con carácter inmediato medidas higiénico-sanitarias y de limpieza adicionales en todo el centro de trabajo de Aravaca, centro que seguirá prestando los servicios "con normalidad", señala en un comunicado Telefónica, que está en permanente coordinación con las autoridades sanitarias y "desea a este empleado una pronta recuperación". Asimismo, la compañía tiene activado un espacio informativo específico en el apartado de Salud Laboral de la Intranet con información sobre el Covid-19.

El anuncio del primer caso de coronavirus en un empleado de Telefónica coincide con las primeras medidas ante el avance del Covid-19 anunciadas por Vodafone, que hará un primer simulacro este viernes, cuando los más de 2.000 empleados de su sede central en Madrid trabajarán desde sus casas. El objetivo: hacer un 'test de estrés' a la infraestructura tecnológica.