Jueves, 21.03.2019 - 22:45 h
Economía
Primer trimestre para olvidar

El frío congela al sector textil: las ventas caen un 13% en marzo por el frío

El intenso y atípico frío que está viviendo España esta primavera se deja notar especialmente en el consumo textil, cuyas ventas caen en picado

EFE

El cambio climático se está notando especialmente en el sector textil. Los inviernos y veranos tan largos que estamos viviendo en los últimos años están cambiando los hábitos de los consumidores y causando estragos en las tiendas y comercios de ropa y calzado. El último dato al respecto es bastante revelador: en marzo las ventas cayeron un 13% frente al mismo mes del año anterior, según ha publicado Acotex, la patronal del sector.

La Semana Santa no ha levantado la situación de esta industria, que arrastra una bajada de la facturación del 5,6% en el primer trimestre del año. El frío, la lluvia y la nieve del último mes han alejado a los consumidores de las tiendas, que ya tienen en sus escaparates la colección de primavera, a la que de momento no pueden dar salida.

Y las previsiones son bastante aciagas para el textil. Mañana entra en España una nueva borrasca que durará al menos hasta el fin de semana. Y ya se sabe que es en sábado y domingo cuando la gente tiene más tiempo para comprar, por lo que de nuevo el próximo no serán muy proclives a ir de tiendas.

Marzo, el peor mes desde 2013

La situación meteorológica ha hecho que el pasado mes fuera el peor marzo en el sector textil desde 2013, cuando España todavía sufría los estragos de la crisis. Por ello, y ante el auge de las compras en Internet, que también están haciendo daño al comercio tradicional, el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, ha señalado que "no tiene sentido lanzar las colecciones de primavera-verano" en febrero o marzo porque no se venden.

Para la patronal, lo aconsejable es que las rebajas de invierno duraran hasta marzo para que las tiendas pudieran deshacerse de todo el stock. Y debería suceder del mismo modo en verano. En vez de sacar la ropa de otoño a principios de septiembre, cuando todavía la temperatura es veraniega, es mejor esperar a más adelante y prolongar las rebajas de invierno.

Así, vemos cómo el cambio climático está variando también los tiempos del sector textil, uno de los que peor está llevando la modificación meteorológica y que apenas está notando la mejora económica.