Sociedad

Alerta sanitaria

La vuelta al cole y 'normalidad' pueden sumar 8.200 muertos en tres meses

Un estudio de la Universidad de Washington estima en 38.437 las muertes que puede registrar España hasta diciembre, pero la cifra se elevaría a 46.730 si se levantan las medidas de prevención. 

Profesores, padres de familia, alumnos, expertos... La sociedad entera tiene los ojos puestos en la 'vuelta al cole' en medio de esta 'nueva normalidad' que vive el país tras el fin de la desescalada por el coronavirus. Muchos temen un aumento en los ya alarmantes balances del estrago que ha dejado la pandemia en España -más de 28.500 fallecidos y 326.000 enfermos- y las previsiones de los investigadores no son nada esperanzadoras. Un estudio de la Universidad de Washington concluye que España podría sufrir la muerte de 8.293 ciudadanos más en un periodo de tres meses si se continúan relajando algunas medidas como el cierre de colegios.  

Los investigadores han puesto a la apertura de centros educativos, el retorno a los trabajos no esenciales, el desconfinamiento total, las reuniones masivas y la extensión del uso de mascarilla como los factores que pudieran llevar a España a lamentar 46.730 fallecimientos en diciembre, unos 8.293 más de los 38.437 estimados para el último mes de este año si se relajan las medidas de contención. La amenaza no es poca si se tienen en cuenta las constantes insistencias de las autoridades educativas en fomentar la presencialidad para el próximo curso, que se inicia en menos de un mes. Esta ajustada cuenta atrás y la incertidumbre que reina en algunas comunidades autónomas por no contar todavía con protocolos específicos para la reapertura de sus centros mancha todos los posibles beneficios del regreso a clase para los niños y alerta de la posibilidad de que éstos se conviertan en la puerta de entrada para el virus en todos los hogares.  

Así, la 'vuelta al cole' amenaza con ser un polvorín para el contagio porque los otros factores ya cuentan con medidas de contención. Muchas empresas han diseñado protocolos seguros para los empleados, como limitaciones de aforo, distanciamiento social o incluso la continuidad del telebrabajo. La mayor parte de las autonomías todavía prohíbe los eventos masivos, y se han ocupado de limitar la vida nocturna por los nuevos focos detectados en los establecimientos de ocio. Un ejemplo en esta cuestión es Madrid, cuyo Gobierno autonómico decidió proteger la salud de sus ciudadanos con la imposición del cierre obligatorio de los locales nocturnos a las 01:30 de la madrugada. 

Los españoles se enfrentarían a un panorama desolador si no se toman todas las precauciones y las predicciones fatales de la apertura de los centros educativos se cumplen. Las defunciones diarias ascenderían a 668, cuando esta última semana se registraron 65. La elevada cifra se corresponde con las presenciadas en marzo y representa una clara marcha atrás.

El informe también analiza la posible evolución de los afectados. El país llegó a registrar más de 5.000 contagiados diarios en abril, pero rebajó esa cifra a 300 en junio. Los totales en los balances de los últimos días alertan de un posible retroceso porque este lunes Sanidad anunció 1.486 casos detectados en solo 24 horasLa curva sube y baja... no hay nada garantizado. Las predicciones del estudio de la universidad norteamericana desvelan una foto escalofriante. El número de infectados nuevos puede ser de 18.982 en diciembre si perduran las pocas restricciones actuales, y ascendería a 93.614 en el caso de que se relajen por completo.

La situación en los hospitales no es igual de devastadora, pero tampoco da razones para tranquilizarse . Las estadísticas de la Universidad de Washington muestran que para inicios de diciembre unos 6.621 españoles precisará de una cama en los centros y habrá más de 6.000 disponibles. El escenario cambia si se desglosan los tipos de atención. Los enfermos que precisen de una cama en las UCI por las complicaciones de la Covid-19 serán 2.008, pero solo 1.027 estarán disponibles. El contraste entre la necesidad de camas y el número de contagiados nuevos se podría explicar por el incremento de casos entre los grupos más jóvenes de la población, que tienden a sufrir menos la enfermedad.

¿Algo puede rebajar la tragedia? Los investigadores norteamericanos han puesto fuertes esperanzas en el uso de mascarillas. Su estudio predice que la convivencia con el virus durante los próximos tres meses podría dejar 2.000 muertos menos si el 95% de la población las utilizan de forma constante. En España todas las autonomías han impuesto por ley la obligatoriedad de su uso en espacios abiertos y cerrados sin importar el distanciamiento que exista entre las personas. La medida, según los expertos, tiene la capacidad de mitigar la catástrofe.

El balance de este martes del Ministerio de Sanidad arroja 1.418 nuevos casos, 64 muertes más, un aumento de 45 ingresados en UCI y una subida de 805 hospitalizados. Son índices altos considerando los descensos logrados en junio y la expansión de los más de 500 brotes activos en el país. Los expertos alertan de la importancia de contener los focos y ya debaten si España ha entrado en una segunda ola o todavía está a tiempo para detenerla. El informe de los investigadores norteamericanos puede ser útil para los científicos y autoridades porque establece como objetivo de su trabajo servir como una herramienta para que las partes involucradas en la gestión de la pandemia tengan una estimación de qué ocurriría si se relajan las medidas- 8.200 muertos más y un aumento 18.000 casos al día- y la importancia del uso de la mascarilla por tener la capacidad de evitar el fallecimiento de 2.000 personas.

loading...