Sociedad

"Es un sistema injusto"

Rebelión en los MIR: "Después de años de estudio, la plaza la decide un robot"

Los residentes y los sindicatos de médicos critican el nuevo sistema telemático -que ha impuesto Sanidad- para elegir las nuevas plazas. Un método que tiene un daño colateral: el vacío de cientos de puestos.

Rebelión en los MIR: "Después de años de estudio, la plaza la decide un robot".
Europa Press

Los médicos comenzaban su vida laboral eligiendo su futuro puesto como si de una subasta se tratara: se congregaban en salas espaciosas -adornadas por grandes pantallas- en la capital de España, en concreto, en el Ministerio de Sanidad. Allí, durante días, iban circulando, por turnos según la calificación, cientos de futuros residentes que inundaban las salas para elegir la plaza que querían. Así, vivían 'in situ' la evolución de las plazas que estaban en juego. Un sistema transparente que permitía a todos los candidatos conocer sus posibilidades para optar a aquel puesto que, quizá, no era el más deseado, pero al que se le podía dar una oportunidad. Sin embargo, todo esto cambió. Con la llegada del nuevo Gobierno, Sanidad sacudió la alfombra del ministerio y echó a todos los médicos que cada año merodeaban en busca de un futuro.

El sistema elegido por Sanidad fue el más opaco posible: sin salas, sin pantallas y sin personas, todo completamente telemático. Esto provocó una información asimétrica en todo el sistema de elección, que tuvo un daño colateral: las personas escogían más plazas "por si acaso" temiendo quedarse sin un puesto de trabajo. Algo que no ocurría en el anterior sistema, donde las personas acudían al ministerio y elegían la plaza que les gustaba. Sin embargo, ahora "es un robot el que elige el destino de los futuros médicos del país". Alejandra es una de las afectadas de los cambios de este año. Ella eligió la especialidad de Medicina Preventiva, pero ésta era su "segunda opción", la primera era Medicina de Familia. Sin embargo, ocurrió un imprevisto: "la plaza me la cogió una persona que después no la quiso". Con el nuevo sistema no se permite recuperar esa plaza, que queda desierta, por lo que "se quedó mi plaza vacía y no se cubrió nunca".

Su caso es uno más de los cientos de médicos que, tras seis años de estudio y un año 'extra' de MIR, buscan conseguir una plaza - 7.989 se ofertaron este año- de especialista en un hospital del país. En un inicio, Sanidad quería adjudicar 'de golpe' las plazas a los casi 8.000 futuros residentes. Esto provocó la ira de los médicos ya que, si no conocían qué plazas se iban entregando, tendrían que elegir miles de posibles opciones para no perder un futuro puesto de trabajo. Tras unas incesantes protestas, desde el ministerio cedieron y decidieron lo siguiente: adjudicar las plazas por 'cupos' de 500 personas. Una solución que no les contentó, pero que la aceptaron resignados. Así, Alejandra -que tenía el número 7.174- entró dentro del cupo que oscilaba entre el 6.900 y el 7.400. Ella estaba entre los doscientos primeros del grupo, por lo que tenía cierta ventaja con respecto a muchos, pero también cierta incertidumbre porque no sabía qué habían escogido las personas que tenía delante.

"Es muy injusto, no tienen en cuenta lo que podemos sentir nosotros como médicos y opositores, es mucho tiempo de preparación para que luego se saquen un nuevo sistema de la manga en un mes", expone la residente, que prosigue, "no solo es injusto para nosotros, sino también para los pacientes y para la sanidad pública, porque se quedan muchas plazas sin cubrir". Ella asegura que muchas veces se dice que 'faltan médicos', pero la realidad es que "nos ponen trabas desde el principio, con el simple proceso de elección".

"Hay muchas personas que supeditan la decisión de elegir una plaza a lo que haga su otra pareja (también aspirante a residente) -dicen desde un sindicato de médicos , que continúan, "el problema es que con el sistema actual -al no ser en tiempo real- no te permite poder elegir otra plaza en función del lugar donde está la pareja". Desde el sindicato médico de Galicia aseguran que la "elección tiene que ser a tiempo real, porque, lejos de ser una plaza en una especialidad, es nuestro futuro". Durante la elección de la plaza "hay mucha circunstancias" que hace que nos decidamos sobre "una cosa u otra". Además, asegura que son decisiones "muy difíciles" que te pueden "hacer cambiar de opinión al momento" y que el hecho de "no verlo" dificulta mucho al médico. Tras una breve pausa, sentencia: "No me parece la forma más adecuada de hacerlo".

Desde el sindicato de médicos de Andalucía no creen que este cambio se deba a la Covid, porque el año pasado -que ya existía el virus- se hizo semipresencial. "No entiendo por qué se hace así, no había motivos para cambiar el anterior sistema, que funcionaba", dice la misma fuente, que continúa, "era más transparente y los candidatos elegían la que consideraban su mejor opción". Desde el Sindicato de Médicos de Navarra advierten que "las plazas no corren lista en caso de renuncia" y muchos hospitales pueden verse abocados a un "déficit de profesionales" ya que, en lugar de esperar los cuatro residentes nuevos que tenían asignados -debido a las renuncias de muchos médicos que no quieren la plaza-, se quedan con la mitad del personal en el hospital.

loading...